“Trepitjant Bonavista” con Federico Bardají

Visita guiada con el antropólogo social y autor de “Bonavista: una biografía social”

Federico Bardají, el historiador tarraconense especialista en Antropología Social, ha guiado por Bonavista a un grupo de interesados en la historia de Tarragona, de los barrios y de Bonavista, a propósito del programa “Històries amagades” del Museo de Historia de Tarragona.

Bardají publicó en 2015 el volumen “Bonavista: una biografía social” y ha llevado a cabo un exhaustivo trabajo de campo con una rigurosa documentación de la vida del barrio a lo largo de su historia. Como antropólogo social, ha trabajado en distintas poblaciones de la demarcación para entidades públicas y privadas, contribuyendo con sus conocimientos y experiencia a desarrollar programas de inclusión para colectivos minoritarios. Más allá de las teorías analíticas, ha trabajado con el objeto de influir en los patrones culturales de nuestra sociedad.

La visita guiada “Trepitjant Bonavista” se enmarca en II Històries Amagades de Tarragona, el programa de visitas monográficas comentadas, iniciativa del Museo de Historia de Tarragona (MHT). Las visitas van dirigidas a quienes desean descubrir la parte más desconocida del patrimonio de la ciudad, como manifiesta Lluís Balart, Director del MHT, presente en la visita.

Esta visita peripatética con Bardají como invitado principal se ha desarrollado en un ambiente muy propicio para el aprendizaje de las cuestiones más significativas de la historia de Bonavista, y no han faltado anécdotas y relatos que han sorprendido y deleitado a los oyentes. Él mismo anunciaba en el artículo del día anterior a la visita en el Diari de Tarragona que “el barri obrer de Bonavista reuneix totes les característiques de barri carismàtic”, “la seva història és com una gran epopeia, digna d’admirar i de la qual podem aprendre molt”, subrayando entre los pilares del barrio la solidaridad y su espíritu reivindicativo ligado a sus inicios.

Desde el punto de encuentro, en el emplazamiento de la antigua masía de Bonavista, el grupo, de unos quince participantes, nos hemos ido desplazando por la calle veinte hasta la entrada al párquing del mercado, repleto hasta los topes a esas horas de la mañana. Ahí, Federico Bardají ha ido desgranando los hechos históricos, como la fundación del barrio en los años 56-57, que el historiador sustenta en la teoría de los algarrobos. Un “barrio de urbanización marginal”, con historias de vecinos con nombres propios, íntimamente ligados a los primeros compases del barrio más a Poniente del Francolí, como José Arjona, ya fallecido, que se trasladó con su familia desde La Pineda, Domingo Caamaño, o Juan Aragón. En este punto, Bardají ha proporcionado a los participantes fotografías fascinantes, en blanco y negro, de los primeros años de la convivencia vecinal en Bonavista, que permite identificar rasgos inequívocos de los modos de hacer y de vivir en los sesenta y setenta.

Según Federico Bardají ha señalado, consta que a mediados de los 60 se abrieron tres fuentes en Bonavista para el suministro de agua, aprovechando las tuberías que IQA necesitaba para abastecerse y ha retado a los participantes a ir descubriéndolas a medida que la visita iba transcurriendo. Las primeras casas fueron construidas materialmente por sus propios inquilinos, poniendo bandera al cubrir aguas y levantando como mucho una o dos plantas. Un ejemplo de las casas que todavía perduran de aquella época es la de la calle 10. Algunas de estas construcciones originarias contienen un patio andaluz decorado con maravillosos alicatados multicolor, ha afirmado el historiador tarraconense.

La iglesia de Bonavista, edificio emblemático ahora como antaño.

Las calles, por lo general anchas y con estructura reticular, habrían sido ideadas para contener posibles disturbios. En la calle 21 el grupo se ha detenido, puesto que Bardají quería enfatizar la iniciativa de un vecino de Bonavista, quien propuso modificar las aceras de modo que se pudiera ganar espacio para plantar árboles. Desde luego, un acierto.

En la plaza de la Constitución, Lluís Balart ha hecho unas consideraciones sobre la estatua dedicada a la Constitución, que da nombre a la plaza, y de su reciente restauración. Y quienes no la conocían todavía, han tenido la oportunidad de descubrir el interior de una de las pocas iglesias construidas de nueva planta en el Arzobispado en este milenio, la de santa María de Bonavista. La siguiente plaza en el recorrido ha sido la plaza de la Fuente. Federico Bardají vivió muy cerca de allí, en la calle 21, en 1985, y recordaba que se celebraban fiestas en sant Jordi y en sant Joan, y que había mucha vida y cantidad de actividades, también gracias a figuras como la de Joaquim Amades, impulsor de los castells a través de la penya de los Chinitos y aglutinador de voluntades del barrio.

A continuación hemos seguido en dirección a la zona norte, donde quedan los equipamientos: la escuela pública, el solar donde se está construyendo las nuevas instalaciones de La Muntanyeta y la escuela Juan XXIII. Después de contemplar las hermosas vistas del Montsant y de Prades con cierta bruma, y ya bajando por el barrio Buenos Aires, Federico nos descubre “el bar de los currantes”, que tiene fama de ser de los más madrugadores de Tarragona, abriendo a las 5 de la mañana.

Federico Bardají y los participantes en la visita reemprendiendo la marcha en el barrio de Buenos Aires.

Para conocer los aspectos socioculturales más candentes, ha sido muy útil la intervención a lo largo de la visita de determinados personajes que viven y sienten Bonavista. Darío Cobacho, miembro activo de la asociación Polígon Cultural y experto en el fenómeno de la expresión artística en las calles de las urbes, ha explicado los distintos murales del barrio, como los de la parte trasera del Centro Cívico o los de las paredes de AITASA, en el camino hacia el colegio Juan XXIII, manifestando que se trata de una corriente cultural que quiere servir al propósito de recuperar fragmentos de la historia vivida en los barrios periféricos de las ciudades. Uno de los murales, en el barrio de Buenos Aires, creado por Artgroup 27.7 hace pocos años, era realmente poco conocido por la mayoría de participantes en la actividad.

Este enfoque de conocer la idiosincrasia del barrio insertando voces locales autorizadas, sin duda tenido en cuenta en el agudo diseño y comunicación de la actividad, ha dotado a la visita “Trepitjant Bonavista” de un ritmo atractivo y ha aportado matices interesantes, reforzando el discurso principal.

Darío Cobacho explica el origen y sentido de los murales de AITASA, relacionados con el agua.

La visita-paseo ha concluido en una distendida reunión en la cafetería Peña, ojeando los libros y documentos que Federico, como es notorio, tiene ilusión por compartir, a la vez que Josué ha explicado las conclusiones a las que ha llegado en su estudio sociopolítico comparativo de los bonavisteños. Federico nos ha presentado a Frasqui, cantaor aficionado, y no por ello menos apasionado, de flamenco y de saetas por Semana Santa.

Federico Bardají está ahora inmerso en un ambicioso proyecto, con el fin de investigar y difundir los hechos históricos, la sociedad y la cultura de otro barrio emblemático de Poniente, Torreforta. Puede que pronto tengamos noticias.

Y las “Històries Amagades de Tarragona” del MHT seguirán acercándonos, un domingo al mes, aspectos concretos de la historia de Tarragona, de la mano de destacados especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *