La Zambomba Flamenca solidaria de Torreforta llena el teatro del Centro Cívico hasta la bandera

Una larga cola esperaba a acceder al recinto del Centro Cívico de Torreforta este sábado antes de las 19:30h, estampa que hacía presagiar el éxito de la Zambomba Flamenca, previamente convocada por la asociación de vecinos progresista de Torreforta con finalidades solidarias.

Mientras, los artistas flamencos ultimaban los preparativos técnicos para que el sonido resultara impecable. Y con el teatro del centro cívico hasta los topes, discretamente se deslizaba por el telón Úrsula Marín, presidenta de la asociación de vecinos, para la presentación y el agradecimiento inicial.

Antes pulsábamos la opinión y el sentir de la platea. Un público fiel y entregado, ávido por vibrar con los expertos del flamenco.

Nos dirigimos a un grupito de jóvenes bailaoras, que se confiesan flamencas. Todas asiduas participantes en actuaciones como esta. Conocen a Tato Romero y Adelaida Guerrero, quienes son sus profesores en sendas academias de baile en Torreforta y Vilaseca.

Alumnas de flamenco de Torreforta y Vilaseca seguidoras de sus profesores de baile. Foto: LVP.

Max e Inés, de los barrios de Poniente, también conocen a Adelaida. A Max le gusta el flamenco e Inés baila en la antigua academia Alhambra. No es la primera vez que participan en una zambomba flamenca.

Los sonrientes Max e Inés tienen interés por el flamenco. Foto: LVP.

En cambio, Jaime admitía que el de hoy es su estreno y espera ver todo un espectáculo. Su mujer, Trinidad, va a clases de baile. Son de Cambrils. Se han enterado de la actuación solidaria por su profesor.

En segunda fila, ocupaban dos butacas en una de las esquinas Cristóbal y Sonia. Sonia baila en Salou un poco de todo, alegrías, tangos, sevillanas… Conoce a Adelaida, Tato, Taré, Pillo… Sin reparos reconoce Cristóbal que él no baila, aunque asegura que no le cuesta animarse, “soy de etnia gitana”.

Cristóbal y Sonia, momentos antes de comenzar la Zambomba Flamenca. Foto: LVP.

Un grupito de Reus y Tarragona ha acudido también a la cita. Rita y su marido Miguel vivieron el año anterior una experiencia similar en Reus. Este año, se han enterado por la hermana de Rita, que baila sevillanas en un centro cívico de Tarragona, y no han querido perdérselo.

El Baix Camp también ha tenido representación entre el público. Foto: LVP.

Ya la aparición de Nene Santiago y de sus primeros acordes silenciaron el teatro. El silencio, la penumbra buscan en los tablaos ese ambiente propicio a la creación e interpretación flamenca, que tanto tiene de arte, sin menoscabo del trabajo que hay detrás.

Se sumaron, tras esta primera pieza, el resto de componentes del quinteto musical, con los cantaores Custo Gallardo y Pillo Santiago; Curro Linares en la percusión (caja flamenca) y Taré Cortés, cantaor y guitarra. Cortés dedicaría minutos más tarde el bello villancico flamenco “Camino de Belén”, recordando que se acerca la Navidad y que ya “llega el Mesías, el hijo de María”.

Guitarra en mano, Taré Cortés interpreta “Camino de Belén”. Foto: LVP.

Pero antes, irrumpían en el escenario los bailaores Kiko Moreno y Tato Romero y las bailaoras Marta Serrano y Adelaida Guerrero, ambas con un esmerado y estiloso traje flamenco azul con volantes en espiral blancos, de exquisita confección, que ayudaban a realzar el carácter que las bailaoras imprimían a cada giro y contoneo. Estos portentos del flamenco derrocharon una combinación de fuerza y velocidad en el zapateao, a la vez que fina elegancia en el braceo y el floreo.

El baile del flamenco en la provincia de Tarragona sigue en alza y es de justicia reconocer que en buena medida es por el talento de estos maestros profesionales. Y es un privilegio verlos actuar conjuntamente en el mismo escenario. El silencio durante el espectáculo, además de facilitar el recogimiento de los artistas, es a la vez signo de respeto y reconocimiento.

Los cuatro bailaores in motion. Pasión por el flamenco. Foto: LVP.

El cante y baile flamenco fueron las delicias del auditorio y la velada solidaria terminó más pronto que tarde para los presentes, que tanto disfrutaron del espectáculo. El donativo fue para la causa de la Asociación Todos en Azul, entidad presentada este año en Tarragona que vela para mejorar la vida de quienes sufren el Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *