El nuevo barrio de Ponent de Tarragona será la mayor inversión de 2019

Según publica en su edición impresa y digital Diari de Tarragona, la zona del barri de Camplar será una de las protagonistas del próximo ejercicio 2019. El inicio de las obras de urbanización del nuevo barrio de Ponent, situado junto al Anillo Mediterráneo de Campclar y la T-11, será la mayor inversión que llevará a cabo el Ayuntamiento de Tarragona a lo largo del próximo año. Según ha podido saber el Diari, la ejecución del nuevo núcleo se llevará una dotación económica de 2,7 millones de euros para 2019, una cifra a la que se le sumará otra de 1,2 para 2020.

La urbanización del plan parcial dependía, inicialmente, del cobro de los 15,7 millones de euros por los derechos comerciales del sector, que desde 2012 estaban comprometidos por parte de IKEA, que ahora todo parece indicar que dará plantón a la ciudad y descarta su apertura en Tarragona.

Sin este dinero, en principio, no puede tirarse hacia adelante la construcción, por lo que la dotación económica prevista en el presupuesto municipal deberá complementarse con la alternativa comercial que se encuentre a la firma nórdica. Fuentes municipales aseguran, de hecho, que el acuerdo con otra compañía podría estar cerca.

De hecho, en su conferencia del pasado 22 de noviembre, el alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC) reconoció que «es probable» que la firma sueca «acabe descartando venir a Tarragona». Pese a ello, y aunque no haya aún confirmación oficial de la renuncia, Ballesteros afirmó que Ayuntamiento y propietarios ya están negociando alternativas ante el previsible plantón de los suecos. «Ya tenemos otros operadores interesados en los terrenos. Y alguna de las propuestas es incluso más interesante», afirmó ese día el líder socialista.

Obras adjudicadas hace un año

Se da la circunstancia de que en octubre de 2017 se adjudicaron las obras de urbanización del futuro barrio, por un importe de 10,2 millones de euros, que 14 meses después aún no se ha ejecutado. La superficie del Pla Parcial 10 es de 302.784 metros cuadrados, de los que 68.000 se destinarán a usos comerciales, donde se debía implantar IKEA, y 30.829 metros están diseñados para uso residencial.

El resto de la superficie del ámbito está destinada a equipamientos, espacios verdes y sistema viario. Se prevén 1.200 viviendas, de las cuales 424 serán de protección pública y 160 de alquiler social. Se calcula que vivan allí unas 4.000 personas.

La urbanización de este nuevo núcleo será una de las prioridades del gobierno municipal durante el próximo mandato, ya que la voluntad es dar actividad a la recientemente estrenada Anilla Mediterránea. La próxima llegada de los equipos inferiores del Nàstic en la zona donde actualmente hay el párking provoca que sea necesario aumentar la dotación de aparcamientos para los usuarios de las instalaciones deportivas. La urbanización de los terrenos situados en la parte más próxima a la T-11 ayudará, en parte, a sufragar este déficit. Y la futura construcción sería un seguro para consolidar de actividad todo el entorno.

Crédito de 11 millones para obras

El presupuesto municipal, que se aprobará en el pleno del próximo 21 de diciembre, contempla un total de 15 millones de euros en inversiones para 2019. Esta cantidad se pagará principalmente con recursos propios, ya que se prevé solicitar un crédito de 11 millones de euros para financiar el cuadro de obras. Asimismo, habrá cuatro que dependerán de la venta de patrimonio municipal, concretamente el solar del Passeig de les Palmeres.

Entre las actuaciones previstas se encuentra un millón de euros para infraestructuras y polígonos industriales, así como medio millón para la mejora de los centros educativos de la ciudad. En las previsiones de obras del Consistorio se encuentra también el proyecto de transformación del antiguo edificio del Banco de España, si bien ésta obra está a la espera de que su proyecto sea financiado por los fondos europeos FEDER.

El emplazamiento está cerrado desde el 31 de diciembre 2002 y muchas han sido desde entonces las opciones que se han puesto sobre la mesa.

En las cuentas, a las que ha tenido acceso este periódico, se reservan 500.000 euros para las mejoras en las instalaciones deportivas, si bien no se prevén las mejoras y el coste que supondría asumir la gestión del Palau d’Esports del Anillo Mediterráneo de Campclar.

Las inversiones contemplan también 500.000 euros para la financiación del 25% del precio del bus municipal, 300.000 euros en mejoras de los locales de las colles castelleres y, finalmente, 250.000 euros para mejoras de obras hidráulicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *