El arzobispo Pujol se despide con una Misa en la Catedral de Tarragona

“Os tendré en mi corazón, recibid con los brazos abiertos al nuevo arzobispo”

Este sábado ha tenido lugar la solemne Eucaristía de despedida del arzobispo de Tarragona, Dr. Jaume Pujol, en la Catedral de Tarragona. El acto litúrgico se ha celebrado a las 11 horas, y ha congregado un buen número de fieles.

La Eucaristía ha sido concelebrada por el abad de Poblet, P. Octavi Vilà; el Vicario General del Arzobispado, Mn. Joaquim Fortuny y muchos presbíteros de la Archidiócesis.

Decenas de fieles han asistido a la Misa solemne en la Catedral de Tarragona. Foto: Santi Grimau.

Entre las autoridades presentes en la solemne ceremonia, cabe destacar el alcalde de Tarragona en funciones, Sr. Josep Fèlix Ballesteros y el Presidente de la Diputación de Tarragona, Sr. Josep Poblet.

Mons. Jaume Pujol, que ha sido cerca de quince años arzobispo metropolitano de Tarragona, se ha puesto a disposición de los fieles y les ha manifestado que “os tendré presentes en mis oraciones y en mi corazón”, agradeciendo las múltiples muestras de cariño y afecto.

Momentos iniciales de la solemne Eucaristía de despedida. Foto: Santi Grimau.

Como es sabido, el arzobispo deja su sede tras haber cumplido los 75 años, edad en la que es preceptiva la renuncia de su oficio según el Código de Derecho Canónico. Hace unas pocas semanas se supo el nombre del presbítero designado para sucederle en la sede, Mons. Joan Planelles. En relación con el nuevo arzobispo electo, Mons. Jaume Pujol ha animado “a todos los fieles de la Iglesia en Tarragona a recibirlo con los brazos abiertos, a orar por él y ayudarle en todo lo que necesite. Yo también rezaré por él en los años de vida que me queden, y también rezaré por todos vosotros, por vuestras familias y vuestras instituciones”.

Han participado varios sacerdotes de la archidiócesis y el Arzobispo ha agradecido el apoyo durante estos años del coro y del organista. Foto: Santi Grimau.

Antes de la bendición solemne, y a modo de reconocimiento, Mn. Joaquim Fortuny ha subrayado los aspectos más significativos del pontificado de Mons. Jaume Pujol, en relación al oficio propio de todo obispo: enseñar, santificar y gobernar la archidiócesis. Finalmente, le ha hecho entrega, en nombre de la archidiócesis, de una espléndida talla de la Virgen del Claustro, advocación mariana a la que Mons. Jaume Pujol tiene gran devoción, momento en el que ha recibido una calurosa ovación.

El arzobispo Mons. Jaume Pujol muestra contento el obsequio de la talla de la Mare de Déu del Claustre. Foto: Santi Grimau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *