El periodista Miguel González enseña el rico y desconocido mundo de las personas con ceguera en Parc Riu Clar

La charla ha permitido comprender mejor cómo leen, escriben o se desplazan los ciegos

Miguel González, periodista de Tarragona Radio, fue el invitado a la charla organizada por la A.VV. Amics Parc Riu Clar. La asociación propuso esta charla gratuita para dar a conocer cómo vive una persona ciega y se desenvuelve en todos los ámbitos, también el laboral, hoy en día.

Miguel González es ciego de nacimiento y siempre va acompañado de su perra, Milena, que guía sus pasos. Miguel explicaba a los presentes en el acto del viernes, una veintena de vecinos del barrio, que los ciegos reconocen a las personas de distintos modos. Al grupito de niños presente, les decía, con sus dotes comunicativas, que podía identificar a cada uno de ellos por su voz y que incluso en ocasiones, conoce la presencia de alguien por su olor, sobre todo si utiliza buena colonia.

Los participantes en la charla, atentos a las palabras de Miguel. Foto: cedida.

En cuanto al desarrollo sensitivo de Miguel, Josefa, la presidenta de la asociación de vecinos, nos confiaba que en una ocasión fueron invitados a Tarragona Radio y se quedó sorprendida cuando Miguel les avisó “Os habéis dejado la puerta abierta”.

Algo más complicado lo tienen las personas ciegas en relación con identificar los colores o volúmenes, revelaba Miguel. Hay algunos trucos, como asociar un color a un olor determinado, pero en ocasiones resulta algo ambiguo, reconocía el periodista radiofónico de Alcanar.

En la charla se abordó también los sistemas de escritura, y su evolución, desde el sistema de letras grandes en relieve al Braille. Con la máquina Perkins que Miguel llevaba consigo, hizo una demostración de cómo es posible escribir a máquina en Braille. Él la utilizó hasta Bachillerato, pero en la actualidad, para su trabajo profesional, utiliza un teclado adaptado.

Los niños, atónitos al escuchar leer a Miguel un libro que contenía solo puntitos apenas perceptibles.

Miguel hizo un despliegue de medios considerable, y los niños y mayores presentes pudieron tocar, escribir, dibujar, leer en Braille… A propósito de un libro de Harry Potter en Braille que Miguel “sacó de la chistera”, una joven participante preguntó espontáneamente si los libros en Braille son más caros. Otra vecina alababa la valentía de Miguel: sin vista, hay que tener gallardía para enfrentarse a los retos de la vida y del trabajo… Pero Miguel, admitiendo que la discapacidad visual conlleva sus limitaciones, aprovechó para mostrar su agradecimiento: “tan mérito mío como de la gente que trabaja conmigo”.

La charla se desarrolló en un ambiente muy cordial y participativo, lo que facilitó el ponerse en la piel de una persona ciega y comprender cómo lo hace para comprender e interactuar con el mundo y la sociedad de hoy. Gracias a esta charla los presentes incluso pudieron leer en Braille y aprender a escribir en este sistema de escritura su propio nombre.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *